viernes, 3 de julio de 2009

La desamparada Capilla del Santo Entierro en Santa María.

Fotos de la Capilla. La Primera foto es de Felipe Villalta Alameda, realizada en 2.007. La segunda es de foto Baras, realizada en la década de 1970). Como se puede observar en la primera fotografía, la decoración neo barroca realizada por Palma Burgos, no se ha perdido.
...
Los titulares de la hermandad del Santo Entierro y Santo Sepulcro de Úbeda, han tenido desde su fundación diversas capillas ya sea por avatares políticos o por otras circunstancias, ha tenido diferentes sedes o sitios. Desde la Colegiata de Santa María, hasta la actual de San Pablo, pasando por la iglesia de San Pedro.

Capilla del Santo Entierro en Santa María. Ubicada a los pies del templo, en la nave del evangelio, y adosada al primitivo muro del alcázar, es una construcción del siglo XVI, que ha sido conocida como cuarto del tesorero y capilla de los Carvajales. La decoración barroca de la capilla del Santo Entierro a base de tablas talladas con decoración de grutescos verdes y dorados, que aún se conservan, es obra del malagueño Francisco Palma Burgos.




En esta capilla se veneraba el paso del Santo Entierro: formado por el grupo escultórico y las imágenes de María de Nazaret y los Santos Varones. El Cristo Yacente se veneraba en otra capilla que poseía la hermandad en este templo, situada en la nave sur. Fotos Felipe.
...
El grupo escultórico del Santo Entierro, realizado en 1947 por el citado Francisco Palma Burgos, ha tenido desde su fundación diversas capillas como la del Santo Entierro de Santa María. Esta capilla, llamada antes de los Carvajales, se sitúa a los pies del templo de Santa María, en la nave norte frontera a la capilla de Jesús Nazareno. La arquitectura de esta antigua capilla de los Carvajales es muy sencilla en su arquitectura.
...

Esta capilla, llamada antes de los Carvajales, se sitúa a los pies del templo de Santa María, en la nave norte frontera a la capilla de Jesús Nazareno.
...
Lo más destacable es su bóveda compleja de nervadura y la recargada decoración neobarroca realizada en los años cuarenta del pasado siglo por Francisco Palma Burgos. En esta capilla se veneraba el paso del Santo Entierro: formado por el grupo escultórico y las imágenes de María de Nazaret y los Santos Varones. El Cristo Yacente se veneraba en otra capilla que poseía la hermandad en este templo, situada en la nave sur.

Con motivo del cierre al culto de Santa María en 1983, todas las imágenes pasaron al templo filial de San Pedro hasta que en el año 2001, por motivos de humedades en la Iglesia de San Pedro, hubo de trasladar las imágenes a su actual emplazamiento.



martes, 30 de junio de 2009

Adentrándonos Al Interior Del Templo Por La Puerta Principal…

Adentrándonos al interior del templo de Santa María; por la puerta principal, y tras pasar y saborear el claustro medieval de la iglesia llegamos a la nave central de la antigua colegial donde nos situaremos frente al altar mayor de la antigua iglesia Colegial.....................................................................................................
Adentrándonos al interior del templo de Santa María; por la puerta principal, y tras pasar y saborear el claustro medieval de la iglesia llegamos a la nave central de la antigua colegial donde nos situaremos frente al altar mayor de la antigua iglesia Colegial.

El 29 de septiembre de 1233 el rey San Fernando con su corte entró a la mezquita mayor, para celebrar la victoria de la reconquista de la ciudad y consagrar la aljama musulmana en templo cristiano, al cual dieron el nombre de Iglesia Mayor de Nuestra Señora de los Reales Alcázares y Nuestra Señora de la Asunción. El acto de la consagración de la iglesia se realizó según la tradición en el mismo lugar que hoy ocupa el Altar Mayor de Santa María. La consagración al culto fue realizado por el Arzobispo de Toledo, Don Rodrigo Jiménez de Rada.

Años después, concretamente el 8 de de julio de 1259, el obispo D. Pascual, sucesor de fray Domingo, de acuerdo con su cabildo catedralicio, que para esas fechas ya había trasladado su sede de Baeza a Jaén, la erigió en colegial, siendo confirmada por el papa en Viterbo a 18 de mayo de 1266. A partir de aquí las concesiones de privilegios, de bienes muebles e inmuebles, se acrecienta con el paso del tiempo. Así, como hitos fundamentales, en tiempos de Sancho IV se le concede el mismo sello y escudo que el de las catedrales de Jaén y Baeza, D. Nicolás de Biedma, obispo de 1368 al 78 y de 1382 al 84. A finales del siglo XV se remodela el altar mayor como panteón funerario de don Juan de la Cueva y de su hermano don Beltrán.

Aunque por desacuerdo con el cabildo colegial, don Beltrán no fue sepultado en este lugar, sino en la iglesia convento de San Francisco, del poblado de Cuéllar (Segovia).

La capilla edificada a lo largo del siglo XV, era de traza gótica ya que en el siglo XVIII su bóveda de terceletes es sustituida por la actual cúpula barroca. En la misma centuria la capilla reformada pasó de ser un recinto rectangular a ser uno cuadrado.
....

Según afirmación de Almagro García: “…El acceso a la misma se hace a través de unas amplias gradas y de un gran arco de triunfo de medio punto con decoración de grutescos azulados pintados al óleo. La clave del mismo se decora con un angelote sobre rocalla. La cúpula barroca con linterna decorada de grutescos, se sostiene sobre el arco de acceso, los arcos de los muros laterales en cuyos frontones se abren ventanas y cuyas claves presenta decoración abarrocada y bulbosa y el arco del testero en cuyo frontón campean los anagramas de Cristo y María y decoración bulbosa en forma de corazón y escudos heráldicos…”. Por Barranco Delgado sabemos que pertenecen al Benavides-Cueva y a Manrique-Mendoza-Quiñones, ambos benefactores de la capilla mayor. Los cuatro arcos forman las pechinas sobre las cuales se sostiene la cúpula. Las pechinas se decoran de rocalla y con los medallones de los cuatro evangelistas o los Tetramorfos. El águila representa a San Juan, el ángel o el hombre a San Mateo, el león a San Marcos, el toro a San Lucas.

En esta capilla se ha venerado desde siempre la antiquísima Virgen del Alcázar y a la patrona de la ciudad la Santa Virgen del Gavellar. En cuanto a la Virgen del Alcázar, se veneró primero en el recinto fortificado del mismo nombre desde 1234, y que pasó en 1259 al camarín de la capilla mayor de la nueva Colegial, la devoción de Úbeda a esta imagen se perpetuó a lo largo de los siglos. Por lo que respecta a la venerada imagen de Nuestra Señora del Gavellar, se veneró durante muchos meses de verano en el altar mayor del templo, hasta que en el año 1908, quedó entronizada en su actual capilla.
......
Los cuatro arcos forman las pechinas sobre las cuales se sostiene la cúpula. Las pechinas se decoran de rocalla y con los medallones de los cuatro evangelistas o los Tetramorfos.

En 1777, el cabildo colegial manda labrar un nuevo retablo para la capilla mayor, con cargo a su tesoro. Costeado por la ciudad y figurar en él, el escudo de armas de la misma, en 1824 se traslada a la parroquia del Sagrario (hasta 1983, capilla de Jesús). Este retablo de rico labrado y dorado fue destruido en la Guerra Civil de 1936. Este desaparecido retablo realizado por Luis Oller viene a sustituir otro que fue restaurado por Alonso de la Cueva.
En 1824 se abre un camarín en el testero, para albergar la nueva imagen de la Virgen del Alcázar, talla en serie que aún conservamos, la misma data del año 1788. A la derecha del mismo se instaló sobre ménsula, la imagen de San Miguel, dicha talla procedía del desaparecido Monasterio de San Miguel, a la izquierda también sobre ménsula se instala una imagen de San Juan de la Cruz. Cedido por un convento de carmelitas descalzas de Mancha Real, en el centro se instala un tabernáculo neoclásico para albergar la custodia francesa, este tabernáculo fue costeado por Juan Antonio Muñoz. En 1885 se pinta y se empapelan los muros.

Tras la Guerra Civil, se producen nuevas modificaciones a cargo del párroco don Diego García, a los principios de 1960 se suprimen las ocho urnas sobre ménsulas que poseían hasta 1936 las reliquias de las vírgenes martirizadas con Santa Úrsula. Estas estaban en unas cabezas de relicario de madera policromada del siglo XVI y de origen flamenco.

Como efeméride, de hace 33 años.

En 1976, se eliminan las pinturas y empapelados, se construye un zócalo de piedra, una nueva mesa altar y se instala en el testero a modo de retablo una portada de altar procedente del antiguo coro para albergar en su centro la medieval talla del Cristo de los Cuatro Clavos.

Esta devocional y antiquísima imagen se guarda en Santa María desde los años cuarenta del siglo pasado. Esta escultura, al que los labradores de la comarca ubetense volvían los ojos en muchas ocasiones para pedir el milagro del agua, en épocas de sequía, y que siempre ha estado rodeado de un halo de misterio, tuvo culto y capilla propia en la iglesia de San Pedro antes de la Guerra Civil, y su fama de imagen milagrosa se debió a un asombroso hecho histórico ocurrido hacia la mitad del siglo XVIII, concretamente durante la peste bubónica, en la que la mortal epidemia sembró de cadáveres las calles de la población.
.....

Durante la primavera - verano de 1981, la imagen de la virgen de Guadalupe y con motivo del VI Centenario de la aparición, según la tradición, de la imagen de la Virgen, recibió el amor y veneración de sus hijos de Úbeda en el altar mayor de Santa María.

Como última efeméride, de hace 28 años.


Durante la primavera - verano de 1981, la imagen de la virgen de Guadalupe y con motivo del VI Centenario de la aparición, según la tradición, de la imagen de la Virgen, recibió el amor y veneración de sus hijos de Úbeda en el altar mayor de Santa María.

Dos años después, a mediados del mes de julio de 1983, la iglesia es cerrada al culto y a la cultura; por unas dilatadas obras de restauración, que aún continúan a día de hoy…










lunes, 29 de junio de 2009

Recordando La Capilla de la Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno.

Capilla de Jesús en Santa María. (Foto Felipe, Año 1983).

Cuando el 18 de Julio de 1983 se cerró al culto para su restauración la iglesia de Santa María nadie pensó que su restauración iba ha durar tantos años.

Hoy en pleno año 2009, los ubetenses nos preguntamos, si volveremos alguna vez ha disfrutar la historia de esta iglesia y de recuperar las tradiciones perdidas que supuso su clausura y que una generación entera no ha disfrutado de su emblemático interior. Posiblemente para dentro de dos o tres años la iglesia volverá ha tener culto, tras la finalización de las obras de restauración que se están realizando actualmente.

Las fachadas del templo son de estilo renacimiento del siglo XVII, el claustro del siglo XVI, es gótico, y el interior hoy desmantelado está formado por cinco naves que se dividen por pilares y arcos de estilo gótico-mudéjar sevillano, el interior se cubría hasta 1986 con yeserías barrocas. Tras la finalización de las obras, el templo volverá ha presentar su antiguo aspecto medieval.

Lo más destacable del interior son las capillas y las rejas que las cierran, en especial la de la Yedra y los Becerra. Hablando de rejas, fue un fallo en los años sesenta del siglo XX, el desmontado de la reja del antiguo coro. El desmontado del coro si fue un acierto, pero el de la reja, no.

Todas las capillas que rodean el recinto son del gótico final, excepto las del testero, En el testero, se sitúan; la de los Sabater en el lado derecho, (esta presenta portada renacentista e interior barroco), el altar Mayor en el centro, que presenta una cúpula barroca, y un retablo de piedra gótico procedente del antiguo coro, el cual desentona el conjunto barroco, de la capilla.

Y por último la de Jesús, que se sitúa en el lado izquierdo del testero. Esta capilla, pertenece desde los años cuarenta del siglo XX, a la Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Nuestra Padre Jesús Nazareno, aunque actualmente la cofradía tiene su sede canónica en la capilla de los marqueses de la Rambla de la iglesia de San Pedro, provisionalmente, hasta la deseada reapertura al culto de la iglesia de Santa María.

La capilla es la más espaciosa, del templo. Su exterior presenta una portada gótica florida, procedente de la Capilla de la Caída, y la cuál hacía de altar y se trasladó aquí para hacer de portada en el año 1895, por el Prior Monteagudo, se cierra con una artística reja realizada en Sevilla en 1895.

El interior es muy sencillo en planta y alzado: está formado por pilastras adosadas en los ángulos y cúpula sobre pechinas. Todo aparece enlucido y en los muros sólo destacan dos hornacinas, un altar de piedra y la puerta de la sacristía respondiendo a una puerta adintelada, jambas lisas, entablamento sobre ménsulas, predominio de la decoración geométrica. En la parte superior aparece una cartela entre aletones
y pináculos. El altar es una estructura arquitrabada sobre columnas de fuste liso.

Aquí se venera a Nuestro Padre Jesús, es obra de Jacinto Higueras del año 1940 en madera policromada y tamaño real Esta imagen representa a Cristo con la cruz a cuestas camino del monte Calvario y vestido con túnica. La Virgen de los Dolores, es una dolorosa, obra de Palma Burgos del año 1959. San Juan y La Verónica. Obras del escultor ubetense Bartolomé Alvarado, de reciente factura.

La imagen de Jesús está situado en un altar-baldaquino realizado, por Palma Burgos en 1956 con estructura de cuatro columnas soportando un recargado entablamento de líneas curvas y decoración barroca. Las otras tres imágenes están situadas en sendas hornacinas.

En la pared lateral derecha de la capilla hay una bella lápida de cerámica con la inscripción: “Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno – Conmemoración del IV Centenario -1577-1977-Úbeda”.

A continuación le mostramos, varios documentos sobre la polémica intervención, que se lleva a cabo en esta Capilla.

Peticiones Varias Sobre La Actual Intervención De Rehabilitación En La Capilla
De Jesús En la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares.

EXCMA. SRA. CONSEJERA
Consejería de Cultura – Junta de Andalucía
Sevilla

Úbeda, a 9 de marzo de 2009

Estimada Sra.

Tras las conversaciones mantenidas con D. Enrique Venegas Medina, arquitecto comisionado por esa Consejería para la intervención en la Iglesia Mayor de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda, y tras la lectura detenida de la documentación retirada de esa Consejería por el Administrador de esta Cofradía el pasado día 3 de marzo, consistente en las páginas y planos del Proyecto de intervención en el citado templo que afectan a la Capilla de Jesús Nazareno, la Cofradía que presido quiere transmitirle su preocupación y malestar por las obras que se están acometiendo ya en su Capilla.

Cuando en julio de 1983 se procedió al cierre de la Iglesia Mayor de Úbeda las obras se preveían como breves y meramente destinadas a restaurar el templo. Más de veinticinco años después observamos con estupor como se ha procedido a realizar con el beneplácito de las autoridades competentes un templo que en muy poco se parece al cerrado hace ya tantos años. Estas obras de reinvención del espacio de Santa María de los Reales Alcázares pretenden ahora repetirse en nuestra Capilla de Santa María, acabando así con el aspecto luminoso y dieciochesco que la misma tiene y que es acorde con su evolución histórica y artística.

Aspecto que presentaba el Monumental Altar Badalquino que custodiaba la imagen de Jesús(Foto Archivo Cofradía de Jesús).
Particularmente agresiva puede resultar la intervención en la Capilla de Jesús Nazareno, lo que no haría sino sumarse a la larga lista de despropósitos que contra la misma se han perpetrado en estos largos años, y que se han traducido en su conversión en improvisado almacén de obras, con el consiguiente deterioro de los elementos ornamentales de que esta Cofradía había venido dotando a su Capilla entre 1950 y 1981.



Desaparecido retablo, que albergaba la imagen de la Virgen de los Dolores. (Foto Nicolças Fernçandez Castillo).

Ante tal y situación, y considerando mi obligación como Hermano Mayor de la Cofradía de Jesús Nazareno y la de la Junta Directiva que presido de salvaguardar los intereses y el patrimonio artístico e histórico de esta importante cofradía, que con sus más de 2.200 cofrades es el colectivo social más importante de Úbeda, tengo a bien dirigirme a Vd. para plantearle los problemas que observamos en las obras que Vds. van a acometer en nuestra Capilla en Santa María, transmitiéndole igualmente las peticiones que la Cofradía realiza para que su Capilla vuelva a tener el aspecto de que gozaba en julio de 1983.

PRIMERO. Observamos con gran preocupación como es intención de esa Consejería proceder a una saca de piedra en la Capilla. En el proyecto (página 12) se dice literalmente que se van a “recuperar” las paredes de piedra vista en el conjunto de la Capilla, habiéndose puesto lienzos de piedra allí donde lo que había era ladrillo. Esta Cofradía le transmite su profundo malestar y su oposición frontal a esta intervención.

Tal y como se demuestra sobradamente en el informe que le adjuntamos, realizado por D. Antonio Almagro García, que es el máximo experto en la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, la Capilla de Jesús Nazareno, al igual que el conjunto del templo, NUNCA ha tenido las paredes de piedra vista, por lo que difícilmente esta intervención planteada por Vds. puede suponer una recuperación o una restauración. Se trata, sencillamente, de una invención que implica redefinir histórica y artísticamente un espacio que durante siglos ha estado blanqueado, lo que potenciaba su luminosidad y el juego de contrastes y luces.

A la vista de lo anterior, solicitamos de Vd. que con carácter de urgencia se den las instrucciones oportunas para, según corresponda en derecho, proceder a enlucir los muros de la Capilla de Jesús Nazareno, pintándolos posteriormente de blanco, para que la Capilla recupere (ahora sí es oportuna la utilización de este verbo) el aspecto que tenía en el momento de su cierre.

SEGUNDO. Con igual preocupación comprobamos como durante estos años de intervención en el templo, en los que retiramos que nuestra Capilla ha sido utilizada como almacén, se ha perdido el zócalo de mármol morado que la Cofradía instaló en los muros de la capilla con motivo de la Conmemoración del IV Centenario de su Fundación, en 1977. Ahora se pretende dar un acabado a la capilla de mármol blanco con cenefas de mármol verde en el suelo y con un zócalo de mármol gris en los muros, lo que presumimos puede dotar al recinto del aspecto de un gigantesco WC público.

A la vista de lo anterior, solicitamos de Vd. que con carácter de urgencia se den las instrucciones oportunas para, según corresponda en derecho, se sustituyan las cenefas de mármol verde del suelo por cenefas de mármol morado (que es el color por el que históricamente se ha caracterizado esta Cofradía) y se sustituya el zócalo de mármol gris por un zócalo de mármol morado, similar al destruido durante estos años.

Si, contra toda lógica, se considerase que no es posible sustituir los mármoles verdes y/o grises por mármol morado, esta Cofradía solicita que no se instalen los mármoles de los colores citados, quedándose el suelo con el sólo mármol blanco y las paredes (que reiteramos deben ser enlucidas y pintadas en blanco) sin zócalo de ningún tipo, todo ello sin perjuicio de las acciones que en tal caso la Cofradía tuviese a bien realizar para ver satisfecho su patrimonio perdido.

TERCERO. Con no menor preocupación observamos que a penas se hace referencia en el proyecto de actuación al patrimonio mueble con que esta dotada la Capilla. A lo largo de estos años han sido destruidos y han desaparecido el retablo neobarroco que adornaba el Camarín de la Virgen de los Dolores y el altar en el que se veneraba la Cruz procesional de Nuestro Padre Jesús, sin que se prevea su sustitución por otros acordes. Igualmente durante estos años el altar-baldaquino de Jesús Nazareno, realizado el imaginero Francisco Palma Burgos en 1956, ha sufrido daños considerables, que se traducen en su suciedad, deterioro de piezas escultóricas, pérdida de elementos pictóricos y pérdida del baño de pan de oro que tenía en el momento de cierre de la Capilla.

En la página 126 de la Memoria leemos que la intervención en el altar de Jesús se limitará, tras el proceso de desmontaje, a acondicionar, repasar y limpiar las piezas del altar, sin ejecutar trabajos de restauración ni mucho menos de dorado. La Cofradía de Jesús Nazareno considera que esta actitud por parte de la Consejería supone un gravísimo perjuicio para el patrimonio de la Cofradía.

A comienzo de la década de 1990, el entonces Hermano Mayor D. Andrés Escalzo Martínez se entrevistó con el Alcalde de la Ciudad D. Juan José Pérez Padilla, transmitiéndole la preocupación de la Cofradía por el estado que ya presentaba su Capilla en Santa María y requiriéndole sobre la oportunidad de proceder a desmontar el altar-baldaquino de Jesús Nazareno para evitar deterioros en el mismo. Entonces, según consta en los Libros de Actas de esta Cofradía, el Alcalde de la Ciudad informó a la Cofradía que esa costosa actuación en el altar de Jesús no era necesaria pues según informaba esa Consejería las obras de Santa María finalizarían en breve y el altar no sufriría daños.

Casi veinte años después de ese momento, el altar de Jesús Nazareno presenta un aspecto lamentable, causado únicamente por la falta de cuidado con que también se ha intervenido en la Capilla de Jesús. En la página 13 de la Memoria realizada por D. Enrique Venegas se dice que, cito textualmente, “los retablos y baldaquino de la Capilla de Jesús Nazareno se encuentran protegidos con mantas de geotextil y estructurillas de madera colocadas en la obra de emergencia de 1990”. Lamento comunicarle que esto no se corresponde con la realidad, pues como puede apreciar en algunas de las fotografías que acompañan la presente, el altar fue cubierto (de manera torpe y sin incluir la totalidad de la pieza) con un simple mantón de rafia, que en ningún caso ha garantizado la conservación de la pintura, esculturas y dorado del altar de Jesús.

En su momento, y viendo lo acelerado del proceso de deterioro de su patrimonio, la Cofradía de Jesús Nazareno retiró de la Capilla tanto la lámpara barroca de madera como los dos faroles que adornaban el altar de Jesús. La restauración de dichos faroles ha costado a la Cofradía, durante el segundo mandato del Hermano Mayor D. José Ruiz Quesada (2006-2009) más de 5.000 euros, por lo que la intervención global en el altar supone un coste que la Cofradía no se encuentran en condiciones de asumir ni sería justo que asumiera, puesto que el deterioro del mismo no es imputable a la actuación de la hermandad.

A la vista de lo anterior, solicitamos de Vd. que con carácter de urgencia se den las instrucciones oportunas para, según corresponda en derecho, se realice una intervención integral en el patrimonio mueble de la Capilla de Jesús Nazareno que se traduzca en:

a) Realización de retablos para el Camarín de la Virgen de los Dolores y para la Cruz de Jesús que sustituyan a los desaparecidos.
b) Repintado y dorado, de las partes que correspondan, de las hornacinas de San Juan y la Verónica, situadas a ambos lados del altar-baldaquino de Jesús Nazareno, y del altar situado tras el baldaquino de Jesús, todo ello conforme se aprecia en las fotografías que se adjuntan.
c) Desmontado, limpieza, restauración y dorado del altar-baldaquino de Jesús Nazareno, realizado por una empresa especializada en estas tareas. Igualmente solicitamos se nos indique el nombre de la empresa o de los especialistas que realizarán esta labor, para que la Cofradía pueda supervisar las tareas.

CUARTO. Tras la lectura de la Memoria comprobamos como no se ha dispuesto la ubicación en la clave de la cúpula del mecanismo necesario para colocar la lámpara barroca, ni de la instalación eléctrica oportuna.

A la vista de lo anterior, solicitamos de Vd. que con carácter de urgencia se den las instrucciones oportunas para, según corresponda en derecho, se sitúe en la parte estructural que corresponda de la nueva cúpula de la capilla de un mecanismo que garantice la correcta colocación de la lámpara así como su suministro de corriente eléctrica.

Como puede apreciar los motivos de preocupación de esta Cofradía son más que sobrados y espero que entienda que al dirigirnos a Vd. no pretendemos más que garantizar los derechos que nos asisten. Juntamente con esta carta adjuntamos fotocopia compulsada del Informe histórico artístico realizado por el doctor D. Antonio Almagro García, que respalda científicamente muchas de las consideraciones realizadas por la Cofradía en la presente. Con las actuaciones propuestas por esta Cofradía se trata de devolver a la Capilla el aspecto que presentaba en 1983 y que se correspondía con su larga historia, todo ello conforme al espíritu conservacionista de las leyes de protección del patrimonio histórico y artístico español y andaluz, y de reparar los daños causados a los bienes y al patrimonio de la Cofradía de Jesús Nazareno.

El conjunto de hermanos de la Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Úbeda esperamos contar con la atención y colaboración de esa Consejería, y por ello confiamos en que nuestras justas peticiones sean atendidas. No obstante, le comunico que si ello no fuese así la Cofradía está dispuesta a hacer valer sus derechos y a salvaguardar su historia y su patrimonio con todos los medios legales y cívicos de que dispone. La Cofradía de Jesús Nazareno es en la actualidad el colectivo social más importante de Úbeda, agrupando en su interior un número de cofrades que supone el 7% del total de la población de Úbeda. Estoy convencido de que en atención a tan numeroso colectivo y al no menos numeroso espectro de fieles que durante muchas generaciones han conformado la devoción intensísima de la ciudad a Jesús Nazareno, las peticiones que le transmito con la presente serán atendidas.

En cualquier caso, y dada la situación de intervención en la iglesia de Santa María, esperamos la respuesta urgente a estas peticiones, quedando a su entera disposición para cualquier asunto a tratar al respecto.

Sin otro particular reciba un cordial saludo.
EL HERMANO MAYOR

Fdo: José Luis del Castillo Vico





Vidriera con el escudo de la Cofradía en la Capilla de Jesús en Santa Maria.

NOTA DE PRENSA DE LA COFRADÍA. Publicado el Pasado 11 de Mayo de 2009.
A lo largo de la mañana de hoy se ha producido una reunión entre distintas partes implicadas en las obras de la Iglesia de Santa María para tratar la problemática planteada en su momento por la Cofradía de Jesús Nazareno en relación con las obras que se realizan en su Capilla. Dicha reunión ha tenido lugar en las dependencias municipales, trasladándose posteriormente los participantes a la Iglesia de Santa María, para poder ver in situ la intervención que se realiza en la Capilla de Jesús.
A dicha reunión han asistido la Delegada Provincial de Cultura (Dña. Francisca Company), el Alcalde de Úbeda (D. Marcelino Sánchez Ruiz), el arquitecto responsable del proyecto de intervención (D. Enrique Venegas), técnicos de la Delegación de Cultura, del proyecto de obra y del Ayuntamiento y el Delegado Episcopal de Patrimonio así como el Hermano Mayor y el Secretario de la Cofradía, y el Doctor en Historia del Arte y máximo experto en la antigua Colegiata D. Antonio Almagro, que ha asistido a la Cofradía a lo largo de todo el proceso de reclamación.

Se han tratado diversos aspectos relacionados con las peticiones de la Cofradía, adoptándose diversos acuerdos que están pendientes de su ratificación por la Junta Directiva y que, en líneas generales, supondrán que la Capilla de Jesús vuelva a tener un aspecto similar al que presentaba en 1983, antes del cierre de Santa María. Así, se blanquearán las paredes y se suprimirán los mármoles grises y verdes previstos en el proyecto, incorporándose al aspecto estético de la capilla las nuevas hornacinas destapadas y quedando pendiente de estudiarse el diseño final que, en todo caso y respetando escrupulosamente la historia de la Capilla y su aspecto dieciochesco, supondrá una mejora final de la estética del recinto. En todo caso ha quedado pendiente el tema de la intervención en el patrimonio mueble de la Cofradía, sobre todo en el altar baldaquino de Palma Burgos. En este sentido el arquitecto D. Enrique Venegas ha dicho que no se ha intervenido en ningún patrimonio mueble de ninguna de las capillas y que esto queda para una fase posterior a la finalización de las obras, por lo que en ese momento la Cofradía, y tras el estudio necesario por parte de especialistas, volverá a pedir a la Delegación de Cultura la restauración y dorado del baldaquino, si estimasen los técnicos oportunos que tal intervención es necesaria.
En cualquier caso, la Cofradía de Jesús muestra públicamente su agradecimiento tanto a la Sra. Delegada Provincial de Cultura como al arquitecto D. Enrique Venegas, por la disposición mostrada para atender las peticiones realizadas por la Cofradía de Jesús.

De manera muy especial quiere agradecer también las inestimables gestiones realizadas por el Alcalde de Úbeda D. Marcelino Sánchez Ruiz, que en todo momento ha estado disponible para atender a los representantes de la Cofradía de Jesús e intermediar ante las autoridades autonómicas para que fuesen atendidas las legítimas peticiones de los Hermanos de Jesús.
Por último, se agradece de todo corazón el trabajo de asesoramiento y apoyo técnico que viene prestando a la Cofradía D. Antonio Almagro García.