Aspecto del interior de Santa Maria; Antes de 1983

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Aseguran Que Se Han Cometido Muchos Fallos En La Restauración De Santa María


El experto Antonio Almagro aludió a los desprendimientos del artesonado «La cuestión no es que se caigan piezas, sino si se necesita este artesonado» (Foto Almansa Moreno).

ALBERTO ROMÁN

Domingo, 17 de septiembre de 2006.

El desprendimiento de seis piezas del nuevo artesonado de la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares continúa siendo motivo de polémica aunque, según responsables de las obras de rehabilitación del templo, no se han vuelto a ver más trozos de madera en el suelo. No obstante, no faltan quienes cuestionan la forma en la que se ha montado la estructura de madera y, en definitiva, quienes critican otros muchos aspectos de la intervención global que mantiene cerrado el edificio desde hace 23 años.
Uno de los miembros de la comisión constituida para la apertura de Santa María, Antonio Almagro, advirtió de que el artesonado se está colocando de manera novedosa en el templo dentro de las actuaciones de restauración que realiza la Junta de Andalucía en la iglesia. «No sé exactamente el motivo, pero lo cierto es que unas piezas se han caído», explicó.

Nada que ver con el XIV

No obstante, sostuvo que el problema «no es que se caigan, sino si se necesita ese artesonado». Al respecto, analizó que se ha invertido mucho dinero en la restauración del templo pero que, a causa de las diferentes actuaciones y proyectos realizados, la iglesia no conserva el aspecto que lució en el siglo XIV y agregó que, de hecho, «se han cometido muchos fallos».


Almagro, autor de diversos estudios sobre Santa María de los Reales Alcázares además de haber centrado su tesis en el templo, consideró que la apertura de la iglesia es «un misterio», pues, según recordó, la Junta anunció tiempo atrás que la abriría el año próximo, si bien todavía queda pendiente una última fase que tiene un plazo de ejecución de unos 18 meses, de manera que el cumplimiento de ese compromiso sobre la inauguración es, «por lo menos, imposible».

La mayor inversión

Por su parte, el delegado del Gobierno andaluz en Jaén, Francisco Reyes, explicó a finales del pasado mes de abril que la Junta de Andalucía ha invertido en la restauración de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda más de 5,7 millones de euros, «la mayor inversión que ha hecho la Junta en un edificio» de la Iglesia.Reyes concretó entonces que ya se ha terminado la cuarta fase de restauración del templo, lo que ha supuesto una inversión de más de 930.000 euros, y agregó que después del verano comenzará la quinta, que está presupuestada en 1,94 millones de euros y que tiene un plazo de ejecución de 18 meses.

...


EN EL SUELO. Piezas desprendidas del nuevo artesonado. /ROMÁN.

lunes, 16 de noviembre de 2009

SANTA MARÍA DE LOS REALES ALCÁZARES, ALMACÉN DE ESTILOS ARQUITECTÓNICOS. Portada De La Capilla De San José

Su portada al exterior, sigue los cánones de portada tardo renacentista, con representaciones de la Fe, la Caridad. Ángeles tenantes con heráldica fundacional; el patrón San José, en hornacina bajo baldaquín, cartela bajo lema: SOLO A DIOS SE LE DEBE HONOR Y GLORIA. Su reja repujada es más barroca que renacentista.

La antigua capilla de los Próceres de Vezmeliana, hoy de los Sabater, se sitúa en el lado derecho de la Capilla Mayor de la antigua iglesia Colegial de Santa María.

Sabemos por Barranco Delgado que este oratorio funerario fue edificado y fundado en 1628 por el Canónigo tesorero de la Colegial de Santa María y fundador del palacio de su nombre (mal llamado Palacio del Marqués de Mancera), Antonio Molina y Valenzuela, bajo la advocación de la Inmaculada y San José.

Posteriormente pasó a los Marqueses de Vezmeliana, permaneciendo en su poder hasta 1877, fecha en la que fue vendida a don Ignacio de Sabater Arauco.

Su amistad con el prior Alejandro Monteagudo, le permitió reconstruir en 1881, la capilla, que está colateral por el lado de la epístola al altar Mayor, que más tarde se convertiría en su Panteón familiar con privilegio a la misma y a los Sabater por Breve Pontificia de 1909. Hoy es su actual propietario, uno de los descendientes: don Natalio Rivas Sabater.



Su portada al exterior, sigue los cánones de portada tardo renacentista, con representaciones de la Fe, la Caridad. Ángeles tenantes con heráldica fundacional; el patrón San José, en hornacina bajo baldaquín, cartela bajo lema: SOLO A DIOS SE LE DEBE HONOR Y GLORIA. Su reja repujada es más barroca que renacentista.

Santa María de Úbeda; Los Cuatro Evangelistas del Altar Mayor.

Detalle de la monumental Cúpula de la Capilla de Mayor de Santa María
Los 4 evangelistas: Cada evangelísta tiene su símbolo: Lucas , el buey, Mateo, el ángel (hombre), Marcos, el León, Juán, el águila. De ahí que el símbolo de Venecia sea el León ( San Marcos es el patron de Venecia). El "tetramorfo" es una composición simbólica medieval : Cristo rodeado por los 4 evangelistas. Estos rodean al Rey Dios como hacían en Egipto los cuatro hijos de Horus alrededor de la momia (el futuro resucitado). En las antíguas iglesias de oriente vemos a los evangelistas representados con cabezas de animales sobre un cuerpo humano, según la antígua mitología egípcia.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Los Caballeros 24 Reivindican Soluciones Para Santa María,...

El grupo de los Caballeros Veinticuatro ante las puertas de Santa María; llevó a cabo un año más sus particulares protestas en favor del patrimonio ubetense. FOTOGRAFíA: Miguel Angel Lorente


Publicado en Ideal Jaén el 8/11/2.009

por ALBERTO ROMÁN ÚBEDA
Como cada mes de noviembre, el grupo de ubetenses que se hace llamar Caballeros Veinticuatro sacó a la calle sus reivindicaciones en materia de patrimonio, cuyo objetivo siempre es hacer una llamada de atención sobre la mala conservación de algunos edificios monumentales de Úbeda o el cuestionable acierto en diferentes intervenciones en el casco histórico. Un año más, estos ubetenses comprometidos colocaron en la noche del viernes distintas pancartas en varias fachadas, además de seis cirios, su firma particular. Concretamente, lo hicieron en un palacio y en dos templos.

El primer cartel lo colgaron en la iglesia de Santa María, objetivo habitual de este grupo que, tal y como anunció hace años, mantendrá mientras siga cerrada (ya suma 26 años) debido a unas interminables y no siempre certeras obras de restauración. Pidieron a las administraciones «que procuren no hacer más desaciertos de los denunciados por otros entendidos en arte y que no hagan más pastiches», pues lo que desean es que «las restauraciones sean tales y no reinvenciones».

La segunda pancarta se puso en la iglesia de San Lorenzo, cuyo estado de conservación es lamentable y que sigue a la espera de un acuerdo entre administraciones y Obispado.

Reivindicaron una pronta intervención en la techumbre y en el interior, antes de que le suceda «lo que a la no menos histórica y singular ermita de San Bartolomé», hoy casi desaparecida. Aunque rogaron que las obras «no sean como las acometidas recientemente con el empedrado de la plaza del mismo nombre».

...

El grupo ante el Palacio de los Orozco. / ROMÁN

Finalmente, el tercer cartel fue anclado en el Palacio de los Orozco de la plaza de San Pedro, que igualmente amenaza ruina, viéndose ya su fachada bastante deteriorada. En este caso, los Caballeros Veinticuatro aseguraron que el inmueble se derruirá totalmente «si sus actuales dueños no lo remedian», y criticaron igualmente la «pasividad» del Ayuntamiento.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Santa María De Los Reales Alcázares. Cuando El Tiempo Se Cansa…


Esto era románico. Pero, verá usted; a principios del XVI, un obispo, entusiasta del gótico, levantó las ojivas, con bóveda de crucería, del claustro. Foto Vbeda.com.

Santa María De Los Reales Alcázares.
Cuando El Tiempo Se Cansa…


Artículo publicado por Juan Pasquau Guerrero.
En (A B C, 4 Junio de 1960)

La decoración de una mutilada imposta románica trae al claustro una primavera lejana; una primavera que se hizo para siempre piedra silenciosa. Pero aquí la imposta es un producto de saldo de esas liquidaciones apresuradas que las reformas artísticas decretan en los monumentos…

Esto era románico. Pero, verá usted; a principios del XVI, un obispo, entusiasta del gótico, levantó las ojivas, con bóveda de crucería, del claustro.

Y la remota plasmación románica quedó ahí como testimonio –como documento- un poco amedrentada y confinada, pagando su vasallaje… Y precisamente encima, ahora, de una láurea renacentista colocada después.

Pero es claustro es acogedor, pequeño, silencioso. La imposta románica, las ojivas, la láurea renacentista, el mismo encalado de los muros conviven al fin apacible en un fervor, en un anhelo de belleza. El claustro tiene un recodo y, al fondo, aparece el templo. Al costado del claustro hay un jardín abandonado. (Su pozo de brocal de mármol. Sus árboles. Sus pájaros…) Descienden desde la torre las campanadas el Ángelus y ya, para entonces, el claustro se ha matizado, umbroso, de modestias: habrá apagado lentamente su esplendor dorado, la vieja exultación de la piedra oferente contagiada de liturgias, entre un perfume de violetas distantes. Pero antes, en la mañana radiosa, tuvo su horoa jocunda; dibujaba el sol sus arabescos en el enlosado vetusto; el órgano próximo traía su viento herido, su trémulo fragor suplicante; un vuelo de insectos ebrios zumbaba germinales euforias sobre los epitafios ilegibles –recuerdos de recuerdos- del buen beneficiado que un día…

...
En el claustro el tiempo se ha cansado. Cuando el tiempo se cansa, cuando se queda quieto en estos rincones sedantes de los pueblos, ¡qué receptáculo de belleza resulta! Foto Baras.



-Aquí – prosigue, incansable, el guía- yacen los restos de un famoso eclesiástico de este templo colegial. Chantre por lo menos debió sr, porque…

Quietud. Olor de mansedumbre. Yo no sé si, también, una levedad de salobre nostalgia para que la paz fermente; para que no sea una paz sin alma, aséptica e inerte.

¿Dice usted que en el siglo dieciséis…?

Elevan las ojivas su cántico, su seguridad de esperanza. Por encima de las rosas y del tiempo. Y, ¿ qúe es el tiempo después de todo? Nada. Una mariposa ha pasado por delante de la tablilla en que se fijan los anuncios de los novenarios. En el claustro el tiempo se ha cansado. Cuando el tiempo se cansa, cuando se queda quieto en estos rincones sedantes de los pueblos, ¡qué receptáculo de belleza resulta!

¿Tiene mucha historia este claustro?

-Precisamente aquí –el guía señala, interesadísimo, una arcada- se abría una puerta que comunicaba con la muralla de la ciudad. Por ella dicen que entró Fernando III cuando la Conquista. Y esto, antes de ser tmplo cristiano fue Aljama…
En los días grises, cuando el plomo invernal pese sobre las espadañas de la iglesia, la niebla ascenderá entre las ojivas, rezumarán doliente humedad los pilares.

Y la tos de los mendigos que aguardan la salida de la misa temprana germinará acusadora en sombrías resonancias.

-Esta hornacina ante la que puede contempla un farol dieciochesco…

En los estíos ardientes, a la hora voluptuosa de la siesta, el claustro tendrá un frescor de eternidad. Se desmadejará el bronco -triste- clamor de los sentidos frenéticos en este recinto cuajado de serenidades.

-…Fue a mediados del diecinueve. No existió hasta entonces esta baranda de forja. Como puede observar por las señales, este muro tenía una prolongación, que, a la izquierda…

Hay como un sosiego lustral. Una armonía, una música que no han creado los siglos. Una emoción nueva, ¡tan antigua!... La plegaría se siente llegar. Se adivina como un manantial, como un venero limpio. El alma estaba polvorienta: había olvidado sus cítaras y sus azucenas. Estaba el alma con sabor de arena en los labios. Y ahora, de pronto, siente, bajo las ojivas, la inminencia de una extraña, maravillosa . Se dobla el recodo del claustro y aparece el templo. En el templo, una penumbra. Una oscuridad en el fondo de la penumbra. Una lamparilla en el fondo de la oscuridad…

-En el templo –prosigue el guía- encontrará usted dos famosas verjas del maestro Bartolomé, un cuadro de Machuca, una capilla renaciente en que puede admirarse una imagen del inolvidable artista…

Santa María de los Reales Alcázares.Plano General...