Aspecto del interior de Santa Maria; Antes de 1983

martes, 18 de agosto de 2009

Recordando LA IGLESIA COLEGIAL DE SANTA MARÍA DE LOS REALES ALCÁZARES, un emblemático lugar para la cultura y el culto.


Publicado en IBIUT –Año XXII Núm. 123.
Juan Ángel López Barrionuevo.

...







Las Catedrales o Colegiales no son, como los templos actuales, un solo y único edificio. Si bajo cada Catedral o Colegial se pudiera hacer un corte, como hacen los geólogos para estudiar un terreno, hallaríamos casi siempre un santuario antiguo y uno, dos y tres y hasta cuatro pisos de templos superpuestos y sucesivos. Sobre el mismo emplazamiento y profundos cimientos se ha ido mejorando, ampliando y embelleciendo el actual templo. Como es el caso de Santa María.



Cada catedral o iglesia colegial es un conjunto arquitectónico monumental que se fue construyendo, normalmente, a lo largo de muchos años. Tampoco es fácil encontrar un templo con un único estilo puro. Construir una Catedral, una iglesia Colegial o Parroquial era obra de verdaderos titanes y sin los recursos de hoy día. Muchas de ellas tienen cimientos de más de diez metros de profundidad y sus torres superan, en muchos casos, los cien metros de altura.

En este presente trabajo quiero hacer un recordatorio explicativo de la colegiata de Santa María para mis paisanos, ya que tras su 19 años de clausura por obras de restauración, poco son los ubetenses que han podido entrar a este emblemático lugar y no la recuerdan y que los jóvenes de mi quinta (finales de los años 70 y principios de los 80), solo conocen sus fachadas principales, como los turistas que visitan nuestra ciudad. Por suerte he podido entrar en muchas ocasiones al desmantelado interior del templo. Cuando se cerró al culto en 1983, yo solo contaba con cuatro años de edad, y solamente tengo recuerdos borrosos de cuando estaba abierta y su interior estaba sin desmantelar.

Santa María de los Reales Alcázares, iglesia principal de Úbeda y antigua Colegial, el tercer templo en dignidad –después de las catedrales de Jaén y Baeza- de la Diócesis del Santo Reino, testimonia la memoria cristiana y cultural de la ciudad y de la Loma desde los inicios de la restauración cristiana de .Andalucía

En Úbeda todo converge hacía la iglesia Colegial, contemplada la ciudad desde el Sureste, el conjunto colegial se convierte en el eje vertical del caserío, uniendo cielo y tierra. Como la iglesia que más culto tuvo, es ; desde ella se aplaca la ira de Dios. Ubicada en una de las plazas más bellas del mundo, que es la renacentista plaza Vázquez de Molina. Su contemplación nos aproxima a lo que hemos sido, como parte sustancial de lo que somos: una bella ciudad antigua con espléndidas registros de fuerza plástica y espiritual.

Cerrada la Iglesia al culto el 18 de julio de 1983, por amenazar ruina toda la estructura del templo, las obras de restauración de la fábrica no empezaron hasta 1986, por desgracia en estas obras el templo sufre un gran deterioro en toda su cimentación. Desde 1992, la Consejería de Cultura del Gobierno Andaluz ha realizado en esta emblemática iglesia con lentitud, cuantiosas inversiones. Siendo esta la única que se ha comprometido con este bello emplazamiento. Desgraciadamente, ni el actual obispado del Santo Reino, ni el actual gobierno central, se han involucrado en la reconstrucción del templo.

Diez años son ya de obras serias y de gran envergadura realizadas en la Colegial, siendo el arquitecto encargado de su restauración Enrique Venegas.

Santa María, como edificio- monumento es lugar de acogida, de culto y de cultura. Para eso se hizo. Y para rezar y alabar a Dios. Pero este templo es lugar extraordinario para la reflexión y contemplación. Eran muchos los ubetenses que en el silencio de una tarde entraba en Santa María, se sentaban en la penumbra de uno de sus bancos y, en silencio, han sentido ese temor sagrado que produce la aproximación del hombre a lo divino, a la vez que han experimentado la cercanía del Dios, Padre y Amigo. Un Dios cercano, presente no sólo en el Sagrario sino en el clima y la serenidad de este lugar santo, a los que nuestros antepasados, generación tras generación, acudieron a rezar, a cantar... y a meditar.

Santa María de los Reales Alcázares, es testigo de nuestra historia, de nuestra cultura, jueza del pasado y reclamo de una nueva fe y una moderna evangelización, necesaria hoy, tal vez más que ayer.

Una vez terminada la actual fase de restauración, se acometerá una última fase, la del artesonado, pero que incluso antes de acometerla ya se podrá disfrutar de este edificio para la cultura. Estando previsto su apertura al público para la primavera del año 2003. E incluso se podrá abrir al culto, aunque esto solamente depende de la Unión de Cofradías, la Asociación de Amigos de Santa María, de la Vicaría Parroquial de Úbeda y del Obispado Jienense.
Como ya he comentado, se volverán ha desarrollar actos culturales en este espacio, y quiero expresar que en este lugar desde siempre se han realizado actos de cultura y folklore.

Claros ejemplos son los desfiles procesionales de Semana Santa, que iniciaban su recorrido penitencial desde el interior de esta iglesia. Otro buen ejemplo es cuando el templo se convertía en una permanente exposición de arte durante los días de la Semana Mayor. E incluso en otros templos o catedrales abiertas al culto se han celebrado en su interior conciertos de música sacra o exposiciones de arte. Buen ejemplo es la interpretación del Miserere de Eslava de la Catedral de Baeza en la Almudena de Madrid.




Los actos culturales previstos en la antigua colegial de Úbeda, son una exposición gráfica-visual de la restauración del templo, y un concierto de Misa Cantada, cuyo dinero recaudado será para la adquisición de todo el mobiliario y objetos de culto que necesite la iglesia mayor para cuando esté abierta al culto.

¿Se interpretará el Miserere de la Catedral de Baeza en nuestra iglesia de Santa María?

No hay comentarios:

Publicar un comentario