Aspecto del interior de Santa Maria; Antes de 1983

lunes, 20 de diciembre de 2010

25 ANIVERSARIO MUERTE DE FRANCISCO PALMA BURGOS

Impresionante imagen del Cristo de la Noche Oscura, ante la Puerta Principal de Santa María. Foto Laury McCarthy.

FRANCISCO PALMA BURGOS PERSONAJE RELACIONADO CON EL PATRIMONIO DE SANTA MARÍA

Alejandro Cerezo


Nació en Febrero del año 1918, fruto del matrimonio de Purificación Burgos con el notable escultor antequerano Francisco Palma García. Ésta fue la clave fundamental para su futura dedicación a la escultura, práctica que inició en 1938, casi forzado ante el repentino fallecimiento de su progenitor, en un momento en el que se necesitaban talleres para la reconstrucción de todo el patrimonio perdido en la ciudad de Málaga durante los acontecimientos de 1931 y 1936. Su primera obra fue el Cristo de los Milagros, de la Hermandad de Zamarrilla (Málaga).

En 1940, con tan sólo 22 años de edad, es nombrado Académico de Bellas Artes de San Telmo de Málaga, recibiendo los ánimos y la visita del valenciano Mariano Benlliure, escultor al que siempre admiró. Al margen de su labor como escultor e imaginero, destacaron sus dotes como dibujante y pintor. También realizó tronos procesionales y levantó monumentos públicos. A comienzos de los años 40, inicia sus idas y venidas a Italia de forma intermitente, en donde asiste a los cursos de Bellas Artes que instruía Americo Bartoli.

En el año 1943, gana el concurso para la realización del trono de Jesús de Medinaceli, de Madrid, que le proporciona una fama hasta ese momento no conocida por él fuera de la ciudad malagueña, instalando un taller en la capital española, que alternaría con los ya establecidos en Andújar (Jaén) y Málaga. Su vida daría un giro en la década de los 50, al asentarse en la renacentista localidad jiennense de Úbeda, de donde partirá una vasta cantidad de obras para esta ciudad y su entorno, merced a aceptar la colaboración para Regiones Devastadas.

Su estancia en Úbeda, Patrimonio de la Humanidad desde el año 2003, se prolongaría hasta 1960, año en que regresa a Italia, profundizando en el arte de la pintura, vocación que tanteó desde pequeño, y que, posteriormente, acabaría por robarle tiempo a sus labores como escultor. No en vano, no sería hasta 1982 cuando de nuevo volviese a las gubias, con la hechura del Cristo Yacente para Santa Cruz de La Palma.

Sus dos últimas obras serían el Cristo del Perdón de Almería (1983-1984) y Jesús del Santo Suplicio de la Hermandad de Zamarrilla de Málaga (1985). El 31 de Diciembre de 1985, Francisco Palma Burgos fallece en Úbeda, celebrándose el entierro el 1 de Enero del año siguiente, con una comitiva fúnebre por las calles ubetenses, y escoltado por los estandartes de las cofradías. Fue amortajado con un hábito de la hermandad del Cristo de la Noche Oscura, de la que fue fundador y cuyo portentoso titular talló en el año 1966.

Dada la prolífica producción artística de Francisco Palma Burgos, pasamos a facilitar la descripción de una parte de sus obras escultóricas en Úbeda y en la Iglesia de Santa María. Las suficientes para entender su evolución y concepto de la imaginería.

Grupo escultórico del Santo Entierro (Iglesia de Santa María, Úbeda)

Realizado entre 1946 y 1948, la escena consta de seis imágenes de talla completa: los Santos Varones, de postura hierática y meditabunda; la Virgen de Nazaret, de semblante ausente y fuerte carga emocional, y finalmente un bloque inseparable que consta del cuerpo yacente del Señor, sostenido en la parte superior por San Juan Evangelista y por Santa María Magdalena a la altura de las piernas. La imagen de la Virgen fue medalla de plata de la exposición de Bellas Artes de Madrid.

Cristo de la Noche Oscura (Iglesia de María Auxiliadora, Úbeda)

Supuso la última obra que creó para la ciudad ubetense. Concluida en el año 1966, la imagen presenta un Cristo Crucificado bruscamente vencido por el peso de su cuerpo inerte. Palma Burgos fue hermano fundador de esta cofradía, para la que dejó sin duda la más impactante obra de su producción. El tratado del cabello, de los paños y la atrevida silueta que presenta han revelado en Palma un conocimiento del oficio que escapa de toda duda.

María Auxiliadora (Iglesia de María Auxiliadora, Úbeda)

Coetánea al Cristo de la Noche Oscura, la talla de la patrona de los Salesianos huye del manido prototipo que abunda por las iglesias de la cristiandad. Mide 230 cm de alto y está despojada de todo aditamento postizo, portando únicamente un cetro, símbolo de su realeza, que forma parte del bloque escultórico de la Virgen y el Niño. Es una representación naturalista, que roza lo terrenal para alejarse de la apariencia divina de ambas efigies.


Otras obras que se conserban de Palma Burgos en Santa María; Cristo Yacente; Virgen de los Dolores; Decoración neo-barroca de la Capilla del Santo Entierro y Altar Badalquino Capilla de Jesús.

FUENTES: SÁNCHEZ LÓPEZ, Juan Antonio. El Alma de la Madera. Cinco
Siglos de Imaginería Procesional en Málaga
, Hermandad de Zamarrilla, Málaga, 1995.
TORAL VALERO, Felipe. Vida y Obra de Palma Burgos, El Olivo,Úbeda, 2004.


domingo, 19 de diciembre de 2010

Santa María Viernes Santo 2007; Por La Noche


No pudo salir el Santo Entierro por la lluvia, así que en la iglesia de Santa María pudimos contemplar este bonito panorama: el paso de Jesús Nazareno. Foto Rafael Merelo Guervos.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Santa María Úbeda; Reapertura en 2010?


Prebisterio de Santa María, en Diciembre de 2010; y bella estampa del Cristo de los Cuatro Clavos, presidiendo el Altar Mayor de Santa María. Foto Felipe. Año 1979.


Santa María Úbeda; Reapertura en 2010? No, será a lo largo del 2011.

A fecha de hoy, Diciembre de 2010, las obras se encuentran paralizadas desde hace dos semanas. Aunque ya están rematadas, aún quedan pequeños detalles, para su remate.

Superamos las 15000 visitas!!!


Gracias a todos por vuestro apoyo y vuestras visitas para que este blog haya llegado tan lejos en dieciocho meses, (desde Junio de 2009).

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Cristo de los Toreros. Curiosidades.

Imagen gentileza de Almansa Moreno del Cristo de los Toreros. Se trata de un busto de Ecce Homo en muy mal estado de conservación. Con una pérdida casi total de la policromía, la nariz rota y un fuerte ataque de carcoma. Se encuentra en la primera capilla de la epístola de la parroquia de San Pedro en donde se encuentran imágenes secundarias que pertenecieron a la colegiata como un San Ramón, una Santa Rita y un San Isidoro.


Se trata de un busto de Ecce Homo es muy mal estado de conservación. Con una pérdida casi total de la policromía, la nariz rota. Se encuentra en la primera capilla de la epístola de la iglesia de San Pedro en donde se encuentran imágenes secundarias que pertenecieron a la colegiata de Santa María, como un San Ramón, una Santa Rita y un San Isidoro.



Recibió culto en la capilla de Santa María que existe entre ambas puertas de acceso. La última capilla que permaneció abierta al culto aproximadamente hasta los años noventa, pues una vez cerrada la colegiata esta capilla nunca fue tocada y a ella se podían llevar velas. Así yo la conocí en esta fecha. Era muy pobre, constaba de dos bancos laterales, unos velarios y el Cristo en el centro. Era muy común las flores en la misma.



La última santera fue Adoración, suegra del hermano del Padre Dominico Lorenzo Jiménez Patón, desgraciadamente muerta en accidente de tráfico en los años 80.
No se conoce autor de la imagen, si bien sobrevivió a la guerra y debe de pertenecer a un escultor provinciano del siglo XVII. Desde que permanece en San Pedro a sufrido diversos deterioros como es la pérdida de sus potencias de hojalata (tan solo queda la superior) y una corona de espinas del mismo material que posiblemente debieron de datar del siglo XVIII.




El Cristo de los Toreros es de terracota. Si bien presenta una serie de orificios producidos por hongos.


Presento en primicia toda la historia del Cristo en Santa María, pues acabo de hablar personalmente con la última camarera del mismo, Araceli Raez Cuenca que reside en Andújar.




Todo empieza cuando hace aproximadamente cuarenta años Adoración Cuenca Lahoz entra en la capilla del Cristo que por entonces era un trastero de la colegiata y en un rincón bajo unos viejos paños encontró al citado Cristo. Se lo llevó a su casa y lo limpió con clara de huevo.




Devolviendolo a la Iglesia con intención de hacerle una capilla a su costa. Limpió el trastero y puso el Cristo en el centro. A su sorpresa al día siguiente se encontró que habían hechado monedas dentro de la capilla, por tanto pensó en restaurarla en base a donativos.



Su marido Alfonso Raez (carpintero) restauró unos reclinatorios abandonados y ella hizo los pañitos de la capilla, mientras que encargó un arco a un albañi piadoso al cual se le pagó con donativos. Su hijo Ramón reconocido pintor en Úbeda restauró la reja (reja procedente del antiguo coro de la iglesia) y las vecinas donaron macetas para la capilla.



Los donativos se consiguieron mediante tres formas, la elaboración de estampas y llaveros (me han prometido una estampa) Sebastián Jiménez Patón (hermano del ilustre Padre Don Lorenzo Jiménez Patón, una de las grandes eminencias de Úbeda por sus cuatro tesis doctorales) compraba en la cerería Bellido de Andújar las velas a menor precio que eran sobre todo vendidas e día del Cristo de Medinaceli, pues se convirtió en costumbre tras rezar los credos impares al Cristo, comprar a la salida las velas y ponérselas al Cristo de lo Toreros.



Como indiqué, Adoración tenía las llaves de Santa María y por estas circunstancias la capilla permaneció abierta hasta la muerte de la misma a mediados de los 80 (tres o cuatro años más al cierre de Santa María, 1983) Fallecida Adoración la capilla entró en un estado de abandono hasta su desmantelamiento.



Sobre la información del Cristo en San Juan de Dios, relego a lo que escribió Torres Navarrete en su Historia de Úbeda.




Fuente: Pablo Jesús Lorite Cruz.