Aspecto del interior de Santa Maria; Antes de 1983

lunes, 26 de octubre de 2009

Santa María De Los Reales Alcázares. Cambio Radical.

En la primera foto, observamos un detalle del aspecto actual que presenta el interior de la Iglesia, la reproducción realizada por Alberto Román, el pasado mes de septiembre, del presente año 2.009; está hecha en la Nave Norte, del Templo.
...

La segunda, es un fotograbado archiconocido, un detalle de la misma zona, treinta años antes (1979); de esta instantánea ya hablé en una anterior entrada de este blog.: Curiosidades Ubedíes; Una Melancólica Fotografía Del Interior De Santa María De Los Reales Alcázares.


La correspondiente fotografía aparece en la página 55, del libro Todo Jaén y Su Provincia; trabajo publicado en su primera edición, Junio de 1.979; por la Editorial Escudo de Oro. En la página 53, del citado libro, tenemos una interesante descripción literaria de la iglesia de Santa María; que dice lo siguiente:

Ocupa el antiguo emplazamiento de una mezquita mayor. Este templo está situado dentro del Alcázar y hasta el siglo XVI sólo se comunicaba con la ciudad a través de un pequeño postigo del claustro que todavía se conserva, que ostenta guarnición románica y por el que, según tradición, hizo Fernando III su entrada en la mezquita. El año 1510 se empezó la construcción de la portada renacentista, terminada el año 1645. También es notable la portada lateral denominada La Consolada. Es muy interesante el claustro, del siglo XIV, que ostenta crestería gótica. El interior del templo es gótico-mudéjar y consta de cinco naves y bóveda de cañón.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Más De 3000 Ubetenses Reivindican La Finalización De Obras En Santa María.



Bartolomé González

Úbeda 30 días, Actualidad. Mayo de 1997.

Más de 3000 ubetenses se concentraron el pasado 5 de abril durante casi una hora en la plaza Vázquez de Molina, frente al templo de Santa María de los Reales Alcázares, con la intención de reivindicar a los responsables de la administración autonómica la finalización de las obras en la citada iglesia y su apertura al culto. Por tanto, la respuesta al llamamiento formulado por todas las cofradías de Semana Santa de la ciudad fue masiva. Las bandas de tambores y cornetas de las hermandades, con unos 600 instrumentistas, estuvieron presentes para llamar la atención de los ubetenses con sus tradicionales toques, al son de trompetas y tambores, que sirvieron para recordar emotivos momentos de la pretérita Semana Santa. Los miembros directivos de las cofradías no descartaron que en los próximos meses se vuelvan a convocar movilizaciones, si no se consigue respuesta de la Junta de Andalucía a esta petición.

Durante una hora, los 3.000 ubetenses estuvieron concentrados frente a la Iglesia Mayor, de estilo gótico con una compleja construcción arquitectónica de fuerte valor simbólico para la ciudad. Para finalizar el acto reivindicativo el presidente de la Agrupación Arcipestral de cofradías de Úbeda, Sabiote, Torreperojil Julián Moreno, dio lectura a un manifiesto en el que resaltó como objetivo de la movilización hacer llegar al ánimo de los responsables de la administración autonómica que el templo no puede permanecer cerrado más tiempo cerrado al culto. Ya son 14 años que Santa María lleva en obras, unas obras que se vieron el pasado año paralizadas.

Julián Moreno resaltó que durante este tiempo se ha producido de todo. “Estudios y más estudios; proyectos mal realizados, poco controlados y con resultados desastrosos para la propia Iglesia”, dijo una vez que resaltaba la actuación del arquitecto Enrique Venegas que fue paralizada por falta de presupuesto. En el manifiesto se pidió al alcalde de Úbeda, Juan Pizarro Navarrete, que haga llegar a las instancias que correspondan las peticiones de los más de 3.000 ubetenses concentrados para reivindicar la reactivación de las obras y la apertura del templo. El manifiesto se remitió desde el Ayuntamiento de Úbeda a diversos dirigentes de gobierno andaluz, entre ellos el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chávez González. También se remitió una copia a la consejera de Cultura, Carmen Calvo; al director general de Bienes Culturales, el ubetense Marcelino Sánchez y al delegado provincial de la Consejería, Pedro Carmona.
...
Interior de la Iglesia, actuamente. Foto Román.

La convocatoria resultó un éxito porque según manifestó el primer edil ubetense que se agilicen las obras después de 14 años. Hay que resaltar que existe una generación completa de ubetenses que no han podido conocer el templo que acogía cada verano a la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de Guadalupe. , fueron unas emotivas palabras de Julián Moreno.

domingo, 11 de octubre de 2009

Santa María, Testigo Mudo De Muchos Momentos Vividos

Publicado por Tomi Barrionuevo Martínez en IBIUT. Año XXVIII núm. 163.

Qué puedo decir de la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, que no se haya dicho ya; su ubicación, La Plaza Vázquez de Molina, una plaza que no es fácil encontrar igual en España y dicen que ni en Europa. Esta plaza es un conjunto de bellos edificios monumentales que acompañan a la Colegiata: La Sacra Capilla de El Salvador, Palacio del Deán Ortega, Palacio Vázquez de Molina, Palacio Marqués de Mancera…el monumento al arquitecto Andrés de Vandelvira. El 3 de julio de 2003 esta plaza fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

En el año 1983, en esta emblemática iglesia la amenaza caía sobre ella, su ruina era notable, corría riesgo de derrumbe y fue cerrada para comenzar con su restauración, la cual se ha alargado en más de 25 años de obras que parecen no acabar nunca. En la primera fase de su restauración al derribar las bóvedas de yeso, la iglesia empezó a desestabilizarse. En la quinta fase se restaurará la capilla de Jesús Nazareno, que no ha estado exenta de polémicas. Cuando esté acabada la restauración, el templo no será el que ha sido durante tantos años, ya que se han perdido muchos bienes que la formaban y ha sido cambiada su apariencia, con un artesonado que ha quitado la belleza original del techo.

La iglesia de Santa María, ha sido testigo de la entrada y de tiempo de culto vivido dentro de ella de muchos ubetenses; del besapié al Cristo de Medinaceli, el primer viernes del mes de marzo; de muchas bodas, cuando los contrayentes bajo previo pago obligatorio a la parroquia de la que pertenecía la futura esposa, elegían para el día más importante de su vida Santa María, por considerarla la iglesia más bonita de Úbeda; de nuestras visitas al rezo de nuestra Patrona, La Virgen de Guadalupe, lo que hacía que en la calle Real nos congregáramos parte de los ubetenses que bajábamos a la plaza de Santa María, como así la llamábamos entonces, o subíamos de ella y, para los que entonces estábamos en la edad del noviazgo, era nuestro paseo diario por la tarde, hasta que la Patrona era llevada a su Santuario del Gavellar en el mes de septiembre.

Nada más cruzar el umbral de la puerta de la iglesia, nos encontrábamos con un mosaico de cerámica con una inscripción que para nadie pasaba desapercibida que decía: “SI QUIERES QUE TU DOLOR SE CONVIERTA EN ALEGRÍA NO TE PASES PECADOR SIN DECIR AVE MARÍA”. En el claustro, con bóvedas de crucería, en la parte izquierda tras una reja estaba el gran ciprés, que desde varios puntos de Úbeda se podía ver, fue talado por encontrase enfermo. Y la pila del agua bendita, donde introducíamos los dedos de la mano derecha para hacer la Señal de la Cruz antes de pasar al templo.

La última vez que pude entrar en la iglesia de Santa María, lo hice cuando el segundo de mis hijos, Juan Ángel, tenía muy corta edad, lo que hace que él no tenga noción de cómo era el templo, de ahí su interés por esta emblemática iglesia y, que su deseo de verla al fin restaurada sea unánime entre los ubetenses. Lo que no hemos perdido durante estos años de cierre de la iglesia, ha sido la salida del Viernes Santo de la imagen de Nuestro Padre Jesús, por la Puerta de la Consolada en la fachada este del templo donde se encuentra dicha puerta.

Juan Pasquau dijo de Santa María“…Santa María, encaja –sin alterar su fisonomía- todos los modos de la historia del arte. Diríase que ha asimilado los estilos con estilo, con personalidad; porque donde el templo de Santa María no es bello, es original. Y donde resulta extraño, acusa con destello curioso de novedad; nunca de vulgaridad…” Este humanista ignoraba, como todos los ubetenses, los años que permanecería cerrada.

jueves, 8 de octubre de 2009

El Cristo De los Cuatro Clavos


Talla anónima posiblemente de los siglos XIV o XV; que se veneraba desde 1976 hasta 1983; en el testero del Altar Mayor de la Iglesia de Santa María. Hoy se venera en la Iglesia de San Pedro. Úbeda. (Jaén).

La escultura más antigua que conserva, la Iglesia de Santa María; es la talla gótica del Cristo de los Cuatro Clavos. Se trata de una curiosa representación del Crucificado con Cuatro Clavos y muerto. Pensamos que pueda tratarse de una obra del siglo XV de carácter popular. A Cristo se le representa en una inverosímil contorsión de dolor que hace, que cuerpo, brazos y piernas se arquee de forma tan pronunciada que deja ver todo el madero.

Santa María De Los Reales Alcázares, Abre Sus Puerta A La Cultura Y Al Culto…

Hablar de este hermoso templo es, pues, en una palabra, hablar de los ubetenses de todo linaje y casta; ya vivan entre nosotros, ya estén en tierras lejanas, porque a todos, de esta Iglesia el mismo nos inflama; y todos hasta la muerte la llevan dentro del alma (Foto de Eugenio Santabárbara).

A continuación, le exponemos esta poesía que el presbítero y poeta ubetense don Marcos Hidalgo Sierra, publicó en el diario “La Provincia”, de Úbeda el 30 de Agosto de 1934, con motivo de abrirse al culto dicho templo de Santa María, tras encontrarse cerrado cinco años por obras de restauración y restauración.

“Ubetenses, ya tenéis bellamente restaurada esta histórica Parroquia Ilustre, Real y Sacra, Iglesia de gran raigambre que llevamos en el alma, y que en pretéritos tiempos fuera Insigne Colegiata. Desde Fernando Tercero toda su grandeza data.

Dentro de sus viejos muros ella guarda nuestra historia. Hablar de Santa María es hablar de nuestra raza, porque su glorioso nombre a cada paso nos habla de artistas, sabios, guerreros, obispos, reyes y papas, cuyas muestras de cariño y de devoción preclara en capillas y sepulcros nos dejaron consignadas”.

“Hablar de esta insigne Iglesia es hablar de nuestra infancia con los fervoros primeros de nuestra piedad cristiana."

"Hablar de este templo augusto es evocar entre lágrimas las inefables ternuras de nuestra madre adorada cuando asidos de su mano a sus fiestas nos llevaba, y a los pies del Nazareno y de la Patrona amada a rezar, arrodillándonos, con fervor, nos enseñaba."

"Hablar de esta iglesia, clave de nuestras glorias pasadas, es hablar, con noble orgullo de nuestra Semana Santa, porque en sus amplios recintos nuestras procesiones hallan aquel delicioso encanto que les diera justa fama."

"Hablar de Santa María es hablar de fiesta magna, del Corpus Christi glorioso que en ella se celebraba con suntuoso esplendor de la fiesta hasta la octava."

"Hablar de Santa María es hablar con arrogancia de su púlpito famoso, de su prestigiosa cátedra, en donde insignes maestros de la elocuencia sagrada, las glorias, todos los años, de nuestra Patrona, cantan”.

“Hablar de este hermoso templo es, pues, en una palabra, hablar de los ubetenses de todo linaje y casta; ya vivan entre nosotros, ya estén en tierras lejanas, porque a todos, de esta Iglesia el mismo nos inflama; y todos hasta la muerte la llevan dentro del alma”.

Úbeda, Agosto 1934.
Marcos Hidalgo Sierra.
Presbítero.”

Santa María De Los Reales Alcázares; La Antigua Sacristía.


En un futuro, tras la terminación de la actual quinta fase de restauración del templo, estas dependencias de la antigua Sacristía y Sala Capitular, serán utilizadas, como fines culturales, por la Consejería de Cultura Andaluza (Fotos de Eugenio Santabárbara y Alberto Román).

Según la enciclopedia Católica, la Sacristía (del latín sacrastia) Es una parte del templo, o anexo a él, donde se guardan los ornamentos, los adornos litúrgicos, los vasos sagrados y otros artículos de valor, y donde se reúne el clero para revestirse antes de las diferentes ceremonias eclesiásticas. Corresponde al secretarium o diaconicum de antaño. Actualmente es práctica casi universal tener la sacristía directamente detrás del altar principal o a ambos lados del mismo. La sacristía debe estar provista de muebles y cajones, debidamente etiquetados, para los ornamentos correspondientes a los diferentes tiempos litúrgicos, en sus colores apropiados; un crucifijo o alguna imagen conveniente ante la que el clero debe hacer una reverencia antes de entrar al santuario o al regresar de él.

Las obras del interior que se realizaron en el siglo XVIII. .Forma un gran recinto rectangular de muros de mampostería con cornisa alta, con ménsulas sobre la que descansa una bóveda barroca encamonada rebajada; con una exclusiva decoración abultada de formas simétricas (Foto Eugenio Santabárbara).

La sacristía, situada en el tercer lugar del lado de la epístola se encuentra en una antigua capilla, que fue conocida, entre otros nombres, como de los Mercaderes o la antigua capilla de Nuestra Señora de la Merced. (Antiguo Mihrab de la Mezquita) La fundación data del siglo XIV y es el antiguo enterramiento de los Roque.

La portada, construcción probable del siglo XV, es el único elemento originario que ha permanecido, es una de las mejores del templo y presenta dos partes claramente diferenciados: una primera gótica y otra segunda del siglo XVIII. La parte del siglo XVIII, presenta arco de medio punto bajo friso, situado a la altura de la línea de impostas del arco gótico, y un gran tímpano con el relieve policromado de la Colegial y dos laureles de azucenas. Las obras del interior que se realizaron en el siglo XVIII. .Forma un gran recinto rectangular de muros de mampostería con cornisa alta, con ménsulas sobre la que descansa una bóveda barroca encamonada rebajada; con una exclusiva decoración abultada de formas simétricas. La sala capitular es de gran simplicidad.

En un futuro, tras la terminación de la actual quinta fase de restauración del templo, estas dependencias serán utilizadas, como fines culturales, por la Consejería de Cultura Andaluza.


La portada de la antigua Sacristía, construcción probable del siglo XV, es el único elemento originario que ha permanecido, es una de las mejores del templo y presenta dos partes claramente diferenciados: una primera gótica y otra segunda del siglo XVIII.