Aspecto del interior de Santa Maria; Antes de 1983

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Ración de Ironía Para una Cena de Aniversario

Ideal Jaén
FOTO: ROMÁN /

Úbeda; 07.12.08.
Alberto Román Vílchez.

Los Caballeros Veinticuatro protestaron ante Santa María en las 'bodas de plata' de su cierre También pidieron que se conserve la fuente de San Pablo y la fachada del Conservatorio.


La estampa no tenía desperdicio. Una mesa con su mantel de gala, un candelabro con sus tres velas encendidas, una espada como adorno en el centro, una botella de vino, jarras y cuencos de cerámica ubetense y, dentro de éstos últimos, productos tan típicos como ochíos y aceitunas. Y tras la mesa cinco sillas que ocuparon los Caballeros Veinticuatro, esos seis ubetenses de pro (faltó uno) comprometidos con la conservación del patrimonio y con las tradiciones de su ciudad.
La imagen, captada en la noche del viernes, no tendría nada de inusual y podría corresponder a cualquier reunión en torno a una mesa de las habituales que mantienen estos seis Caballeros, de no ser porque se produjo en plena calle, justo delante de la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares. Y es que, con esta cena, los Caballeros Veinticuatro quisieron celebrar un aniversario, y más concretamente unas 'bodas de plata', pero no las de alguno de ellos con su correspondiente esposa, sino las del cierre del emblemático templo ubetense, que lleva en esta situación 25 años a causa de unas interminables y cuestionadas obras de restauración. Así, junto a los ochíos y las aceitunas, en esta cena de aniversario no faltó una buena ración de ironía.

Tradición
Ya es una costumbre que en los primeros días de diciembre los Caballeros Veinticuatro lleven a cabo una de sus llamativas protestas, en las cuales Santa María siempre ha sido un objetivo constante. Anualmente han recordado su cierre a causa de «unas prolongadísimas y bochornosas obras», y en este caso lo hicieron brindando ante sus puertas, con la esperanza de verlas pronto abiertas de par en par.

Otras reivindicaciones
Pero la noche, de frío y densa niebla, no sólo dio para esta cena. Previamente colocaron una pancarta en la monumental fuente de la iglesia de San Pablo, junto a seis cirios encendidos que siempre dejan como firma, para recordar que «debido a las infiltraciones de agua, padece el mal de la piedra y su desmoronamiento es continuo». De esta forma, pidieron que se intervenga de forma urgente antes de que haya que lamentarlo.

Asimismo, en las antiguas Casas Consistoriales, actual Conservatorio de Música, dejaron igualmente una pancarta con la imagen del Patrón de Úbeda, San Miguel Arcángel. Con ella recordaron que, «por el mal encauzamiento de las aguas de sus cubiertas, el deterioro del pilar de la esquina y parte del friso de la primera planta se están desmoronando». Y pidieron que se reparen estos desperfectos y acto seguido se reponga la imagen de piedra del Patrón en su hornacina, la cual ya está reparada después de que cayera al suelo hace unos años, pero que no ha vuelto a su lugar de origen.

Andamios
Finalmente, y antes de la cena delante de Santa María, los Caballeros Veinticuatro dejaron una nueva pancarta en el edificio que hay frente al Parador de Turismo, exigiendo que se desmonte el andamiaje que cubre su fachada desde hace demasiado tiempo y que da una horrible imagen de la monumental plaza Vázquez de Molina, auténtico emblema de la declaración de Úbeda como Patrimonio de la Humanidad. Aunque, si fuera necesario mantener el andamio, pidieron que se coloque por la parte interior del edificio para dejar libre a la plaza «de este mamotreto que tanto contamina a este emblemático espacio».

lunes, 21 de septiembre de 2009

¿Sabías que…? En la iglesia Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda hay un capitel con motivos eróticos o pornográficos.


¿Sabías que…? En la iglesia Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda hay un capitel con motivos eróticos o pornográficos.
Lo dice el blog Úbeda Recatada, al entrar al claustro del templo; y observamos su arquitectura, podemos ver que los nervios de las bóvedas góticas, los arcos formeros y perpiaños descansan sobre capiteles, adosados al muro y a los pilares, en forma de canastilla con variados motivos decorativos: tallos, figuras de animales como becerros, bestias, escenas simbólicas. Etc. En muchos de ellos esta adosado el escudo del canónigo Becerra; impulsor de la construcción de este recinto y en uno las armas de la Colegial.

Entre unos de ellos, sobresale de modo especial, un capitel con motivos eróticos o pornográficos. (Según se vea). Que se sitúa en uno de los pilares del claustro, en la nave oeste, antes de entrar al interior de la iglesia.

En la Edad Media y en el pro-renacimiento, se vivía rodeado de símbolos y misterios. La religión lo inundaba todo, pero el pueblo llano tenía sus vías de escape, como las fiestas profanas y el sexo. El amor y la sexualidad han estado siempre muy ligados a la naturaleza humana.
Así, en todas las culturas y civilizaciones han estado siempre, con distintas formas de representación estos motivos eróticos, la mayoría de las veces retando la voluntad de la propia iglesia católica. Siempre el arte o la literatura ha dado rienda suelta al sexo en muchas de sus variantes: bestialismo, incesto, poligamia y prostitución.

En el arte de la Edad Media, en los arcos de las portadas, en los capiteles, en ventanas y en columnas interiores suelen representase escenas sacadas de las Sagradas Escrituras. Que, a veces, se intercalan con seres sacados de las leyendas y mitos clásicos (sirenas y grifos).
A cambio, en canecillos situados en el alero del tejado y en algunos capiteles exteriores predominan escenas profanas: gente corriente, artesanos… e imágenes que no parecen las más adecuadas para adornar un templo de índole religiosa.

En nuestro caso, en el citado capitel de Santa María, podemos observar a dos seres fantásticos (una sirena y un mono) practicando entre ellos sexo oral.

Colocar escenas del más desafortunado erotismo no era la mejor manera de avisar a los fieles de los peligros que tienen que evitar para no caer al sexto mandamiento bíblico. Si lo hicieron con esa finalidad, lograron lo contradictorio.

Podemos prestar atención, en uno de los pilares del claustro, al frente de la entrada al templo por la puerta de la Adoración o Norte, otra curiosidad. Una hornacina con la imagen de una Virgen con el niño en piedra policromada, y bajo esta, un mosaico de cerámica a cuerda seca, muy deteriorado con la siguiente inscripción: “SI QUIERES QUE TU DOLOR SE CONVIERTA EN ALEGRÏA NO TE PASES PECADOR SIN DECIR AVE MARÏA”.

viernes, 18 de septiembre de 2009

La Reja de la Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, en Santa María.


El humanista ubetense, Juan Pasquau, nos apunta acerca de Santa María, lo siguiente: “…el claustro gótico de Santa María de los Reales Alcázares, enardecido de campanas… Modos y estilos que lanzan, en la Edad Media, la nave monumental de Úbeda; la nave que, después, dueña de su rumbo, arribaría a las costas inundadas de luz; a las costas renacientes…”

Esta iglesia, como sabemos, se encuentra enclavada, en una plaza única. Un conjunto monumental como el que forma el perímetro de la plaza de Vázquez de Molina de Úbeda no es fácil encontrarlo en España, ni aun en Europa entera. Habría que referirse a la plaza de San Marcos de Venecia o a la Plaza Mayor de Bolonia para poder establecer términos de comparación válidos. El emplear un torrente de adjetivos encomiásticos no ayudaría en nada a su descripción. Hay que verla para hacerse una idea. Y, sin embargo, tal opulencia artística no apabulla. Incluso tiene esta plaza unos rincones y un aspecto general que la hacen recoleta y hasta romántica, a diferencia de las citadas anteriormente.

Santa María que en esta plaza descarga la tensión de la pulcra finura calculada; conviven en este templo con armonía todos los estilos arquitectónicos. Es una iglesia, que cuenta con algunas de las muestras más excelentes de la rejería andaluza del renacimiento, como por ejemplo, citaremos la reja que cierra la portada, de la Capilla de la Virgen de Guadalupe.

...


José Domínguez Cubero, nos relata a continuación la aludida reja: “…procede de la Capilla de San Francisco del mismo templo (Capilla Cristo de la Caída). Es de menor calibre que la anterior (Reja Capilla Canónigo Becerra), aunque sus 3,25 m. X 6,50 m. se ajustan a la misma tipología. En la sobrepuerta aparece lo figurado representando el escudo patronal con corona de laureles y asido por ángeles tenantes que pululan entre simétricos tallos enroscados, y como remate, un copete con escultura férrea de Santa María en medio de candeleros y delfines metamorfoseados en tallos. Como la anterior, también perdió su riqueza cromática bajo una capa negra que precisaría eliminar…”

viernes, 11 de septiembre de 2009

Las Campanas De Santa María.

¡Cuándo volverán a tener vida las campanas de Santa María!

Juan Ramón Pozas Murcia.

Publicado en IBIUT. Año XV núm. 86.

...


Santa María, esta enorme fábrica con sus dos espadañas mirando al cielo nos invitaba abriéndonos paso su puerta grande de siglos y de historia. Pasando a su interior, a la derecha, el blasonado escudo tallado en piedra del que fue obispo de Jaén, D. Alonso Suárez de la Fuente del Sauce, que bajo su disposición se construyó esta puerta principal. Pasábamos al bello claustro gótico, pero antes la imagen de la Virgen Santa María en piedra y tamaño natural con la inscripción al pie de “SI QUIERES QUE TU DOLOR SE CONVIERTA ALEGRÍA NO TE PASES PECADOR SIN DECIR AVE MARÍA”.

¿El porqué de las añoranzas? El recuerdo melancólico se da más en los que ya avanzamos en la edad, quizá por esa simple regla de, a más años, más recuerdos.

En este caluroso día de finales de Julio, cuando el Sol se ha escondido y solo queda en el horizonte una estela purpúrea que lentamente se va esfumando, sin el agobio del intenso calor, me dirijo, como de costumbre, a cumplimentar mi visita a nuestra Patrona, la Santísima Virgen de Guadalupe. La Iglesia de la Santísima Trinidad me acoge en una atmósfera de suave frescor. Después de elevar mis preces al Señor inicio mi monólogo habitual con la Virgen, que me mira rodeada de rosas, claveles, lirios y luces. ¡Cuánto años visitando a la Patrona! Desde su llegada de Mayo, hasta la despedida de Septiembre, en que retorna a su ermita del Gavellar.

En la actualidad el “vamos a hacer la visita a la Virgen” en la iglesia de La Trinidad, para una mayoría de fieles, constituye un paseo relativamente corto. Esto hace que desde adentro nos brote el recuerdo vivo de tantos y tantos años en que por pertinente derecho, la Santísima Virgen nos recibía en su capilla de Santa María de los Reales Alcázares. (Actualmente cerrada al culto, como todos sabemos, por las obras de restauración que padecemos y que se prolongan exasperantemente).

Entonces el ir a “ver a la Virgen” constituía un verdadero paseo; se puede decir que se echaba de la tarde. Parejas de novios, bandadas de jóvenes, mayores y niños, con sus ilusiones y esperanzas se daban cita para ir a rezarle a su Patrona. (Ahora parece ser que son menos los grupos de jóvenes que visitan a la Virgen, quizás la culpa sea de los Pub, de la TV, de las litronas…, de estos tiempos). El largo desplazamiento era aprovechado para el diálogo y conocimiento de unos con otros, propiciando amistades que en muchos casos era el inicio de una relación más íntima. Y así llegaba a la gran Plaza de Santa María, denominada oficialmente de Vázquez de Molina, plena de monumentos artísticos. Destacando al fondo la esbelta torre de la Sacra Capilla de El Salvador.

Santa María, esta enorme fábrica con sus dos espadañas mirando al cielo nos invitaba abriéndonos paso su puerta grande de siglos y de historia. Pasando a su interior, a la derecha, el blasonado escudo tallado en piedra del que fue obispo de Jaén, D. Alonso Suárez de la Fuente del Sauce, que bajo su disposición se construyó esta puerta principal (No es el momento de extenderme en detalles artísticos, históricos, o arqueológicos, pues es demasiado la historia que arrastra este monumento ni el motivo de este artículo). Pasábamos al bello claustro gótico, pero antes la imagen de la Virgen Santa María en piedra y tamaño natural con la inscripción al pie de “SI QUIERES QUE TU DOLOR SE CONVIERTA ALEGRÍA NO TE PASES PECADOR SIN DECIR AVE MARÍA”. Ya en el interior de la iglesia se notaba el suave sosiego de la paz que se respira en los espacios místicos.

La capilla de la Santísima Virgen armoniosa y proporcionada. La sacra imagen ocupaba el centro del gótico retablo, rodeada de su destellante aureola, de luces y de flores. El espacio era ocupado por dos hileras de bancos invitándonos a la meditación y a la plegaría.

La chiquitilla y la más grande, nuestra señora de Guadalupe y del Gavellar, siempre acogiendo la oración sincera, nos despedía con la confortante esperanza de su intercesión.

De salida a la amplia plaza, gritos de niños, murmullos y risas de las mozas, vida derramándose. El brillo de la Luna que se mira en la fuente entre el gorgoteo plateado del agua y las estrellas.


...
La capilla de la Santísima Virgen armoniosa y proporcionada. La sacra imagen ocupaba el centro del gótico retablo, rodeada de su destellante aureola, de luces y de flores. El espacio era ocupado por dos hileras de bancos invitándonos a la meditación y a la plegaría.


...
En el interior de la iglesia se notaba el suave sosiego de la paz que se respira en los espacios místicos.
Con estas vivencias me vienen a la memoria unos viejos de la época:

“Al pasar por la calle de los Molinos, / entre geranios y rosas/ dos mocitas susurraban, / me puse atento a escuchar, / y las campanas de Santa María,/ ¡Tín Tan! ¡Tín Ton!/ en una fuente bebí/ agua clara que fluía. / Uso novios se reían/ junto a un seto del jardín, /, / y las campanas de Santa María, / ¡Tan Tín! ¡Tan Tín!/ La luna cubría de plata/ las torres de la gran plaza. / Mil recuerdos del ayer/ en el aire aleteaban, /, / y las campanas de Santa María, / ¡Tín Tan! ¡Tín Ton!/ Me alejé mirando al cielo/ entre ecos de risas y suspiros, / entre rosas floreciendo/ y aromas de jazmín, / y las campanas de Santa María,/ ¡Tan Tín! ¡Tan Tín!/

¡ Cuándo volverán a tener vida las campanas de Santa María!

domingo, 6 de septiembre de 2009

Nueva aureola para la imagen de la Patrona que hay en la espadaña de Santa María


Alberto Román. 6/9/2009.
ÚBEDA

La imagen de piedra de la Virgen de Guadalupe que corona una de las espadañas de la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares luce desde el viernes una nueva aureola metálica a todo su alrededor. Se trata de un elemento tradicional de esta escultura, que ha sido renovado dado el mal estado de conservación del que tenía anteriormente.

La nueva aureola, como la antigua, incluye un circuito eléctrico y un sistema de lámparas que la iluminan desde atrás, dando luz a la escultura de la Patrona de Úbeda. Aunque todo ello se ha modernizado, sustituyendo las viejas bombillas. Así, en la espadaña de Santa María podrá volver a verse a la Virgen de Guadalupe rodeada de un halo luminoso, tal y como muchos mayores recuerdan que ocurría en su infancia. Se estrenará el próximo 8 de septiembre, festividad de la Patrona, al paso de su procesión ante el templo.

Todo esto ha sido posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento ubetense, de la Escuela Taller, de los electricistas municipales y de Grúas Ruiz, empresa que se encargó de su colocación en las alturas.

Fuente: Ideal Digital

jueves, 3 de septiembre de 2009

El Claustro Gótico de Santa María de los Reales Alcázares, Antes y Después.

El bello Claustro gótico, aspecto anterior a 1983. ( Foto ´http://www.ubeda.com/Santa_Maria/index.htm´).
...




Dos aspectos que presenta en la actualidad ( 02/09/ 2.009), el claustro. En ambas fotos podemos observar ya restaurados los muros, pilares, arcadas y bóvedas. Restauración llevada a cabo, en la presente Quinta Fase de Rehabilitación, del templo.

martes, 1 de septiembre de 2009

RINCONES NOSTÁLGICOS DE ÚBEDA…;


Publicado por Juan Ángel López Barrionuevo, en el Especial de Semana Santa 2.007; del semanario local Úbeda Información.

Hace unos días, llegó a mis manos, el último número de la prestigiosa revista Ibiut; correspondiente al mes de Febrero de 2.007. En ella misma ojeé un interesante articulo titulado “…La Sinfonía Que Úbeda No Mereció…”; de María Jesús Molina. Del mismo; me gustó el siguiente párrafo: “…mientras el arte sigue su particular curso y los pocos supervivientes de la cultura en Úbeda siguen su particular cruzada a base de esfuerzo y empeño que proporcionan a la ciudad popularidad y nostalgias en la distancia, sus mandatarios andan perdidos por los Cerros en busca de quehaceres pueblerinos que les aseguren cuatro años más en el sillón, aunque luego, incompresiblemente, ni lo utilicen como se espera…”. Cuanta razón tiene…

Primero quiero recordar, que el próximo jueves Santo, día 5 de Abril, se cumple diez años, de una concentración de tambores (tamborrada ocurrida en la plaza Vázquez de Molina), como protesta a la pasividad del partido político gobernante en la Junta de Andalucía; en cuanto a la rehabilitación de la emblemática Iglesia de Santa María. Dicha tamborrada (que terminó siendo, una concentración con amenaza política a los que la organizaron…) propuesta por la Unión de Cofradías de Semana Santa; fue debida a que el goteo de recursos económicos para la terminación de dicha iglesia, es excesivamente espacioso en el tiempo y su conclusión desespera a los ciudadanos y no ciudadanos.

Segundo, el 14 de Febrero del año pasado, dio por finalizada la cuarta fase de restauración. Obras de restauración y consolidación que viene soportando la iglesia mayor de Úbeda desde 1986. Que ciertos sectores de la población lo han catalogado como controvertible, debido a que cuando se proceda a su apertura, no volverá ser lo que era.

Tercero, un jueves 27 de Abril del pasado año; se reúnen en Santa María una comitiva de técnicos; políticos, colectivos religiosos y civiles; encabezada por el obispo de la diócesis de Jaén; Ramón del Hoyo; así como el delegado del Gobierno Andaluz Francisco Reyes. En la misma se trató sobre: el proyecto de la quinta y última fase que supondrá la colocación de la solería general de las naves y las zonas nobles que complementaban los espacios de la iglesia, reconstrucción en la antigua capilla de Jesús Nazareno; mejoras en el claustro de acceso; musealización de la antigua sacristía y sala capitular, etc. Con un plazo de ejecución de 18 meses, que si aún no han comenzado las obras, y estamos en Abril de 2007 Su posible apertura puede que sea para finales de 2009; o mediados de 2010,… ¿o será para el año 2100?... Según, algunas voces cofrades, los trabajos de esta fase comenzaran, posiblemente, para después de la presente Semana Santa 2007; en plena campaña electoral de las próxima Elecciones Municipales…

...




RINCONES NOSTÁLGICOS DE ÚBEDA; LA CAPILLA DE JESÚS NAZARENO DE SANTA MARÍA.

La presente capilla situada en el lado izquierdo del prebisterio; ha tenido varias advocaciones: Capilla de don Rodrigo, por ser el fundador. Capilla de Santiago, Parroquia del Sagrario…

Su exterior presenta una portada gótica florida, procedente de otra parte de la iglesia, la misma hacía de altar y se trasladó aquí para hacer de portada en el año 1888, por el Prior Monteagudo, se cierra con una artística reja traída en 1895 de Sevilla.
El interior es muy sencillo en planta y alzado: antes de las actuales obras estaba formado por pilastras adosadas en los ángulos y cúpula sobre pechinas (la misma fue demolida en 1986, por estar arruinada). Todo aparecía enlucido y en los muros sólo destacan dos hornacinas, un altar de piedra y la puerta de la sacristía respondiendo a una puerta dintelada, jambas lisas, entablamento sobre ménsulas, predominio de la decoración geométrica; que aún se conserva. En la parte superior aparece una cartela entre aletones y pináculos. El altar está formado por estructura de friso sobre columnas de fuste liso. En 1956 siendo Hermano Mayor de Jesús, Ángel Lara Carmona se restaura dicho Oratorio para albergar las imágenes titulares de la Cofradía. Las obras fueron costeadas en parte por Pilar Lope de Palacín (camarera de la imagen de Jesús); La imagen de Jesús obra de Jacinto Higueras, estaba situado en un altar-baldaquino (que aún se conserva) realizado en el mismo año de la restauración, por Francisco Palma Burgos, con estructura de cuatro columnas blancas soportando un entablamento con abarrocado ornamento. Tras la restauración, la nueva capilla de Jesús, fue bendecida el 23 de diciembre de 1956.



Como última curiosidad; en la pared lateral derecha de la capilla había una bella lápida de cerámica con la inscripción: “Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno – Conmemoración del IV Centenario -1577-1977-Úbeda”.